Radiografía de las oposiciones desde la Comunicación Política Millennial y Centennial

Articulo publicado en el Semanario El Quirquincho

Por: Gabriel Villalba Pérez[1]

Si se realiza un ejercicio de remembranza de las luchas sociales contemporáneas en nuestro país, claramente, gran parte de la generación millennial puede remitirse vivencialmente a: “La Guerra del Agua” del 2000, “La Guerra del Gas” del 2003, los acontecimientos de los “Golpes Cívicos Prefecturales” (2008) y todo el desarrollo del proceso constituyente que culmina el 2009.

Generaciones precedentes pueden realizar análisis comparativos de la “República de Bolivia” y del “Estado Plurinacional de Bolivia”. Evidentemente solo se pueden realizar análisis históricos comparativos vivenciales en la medida que se pueden comparar hechos vividos, sentidos y palpados; además acontecidos en primera persona; es decir, uno solo valora lo que tiene si conoce siente y vive lo que antes no tenía.

Es por eso que las generaciones denominadas millennials (que llegaron a su etapa adulta después del año 2000) y centennials (que actualmente tienen 18 años) difícilmente conocen de los cambios estructurales y superestructurales de la sociedad boliviana. Esto se da por la simple razón lógica de que no vivieron en carne propia esos acontecimientos, por ende, no tienen con qué otro momento histórico distinto comparar su realidad social actual.

Sabiendo y entendiendo este orden lógico de cosas, ¿Cómo se construyen y proyectan los diversos mensajes políticos? ¿Qué les está ofreciendo a estas generaciones las diversas oposiciones del país? ¿Qué les ofrece el actual gobierno?

La política tradicional fue pensada para la construcción de discursos homogéneos que aglutinan a diversos grupos etarios en un discurso político general único. Esa lógica no se aplica en la práctica y comunicación política millennial y centennial.

Ante este nuevo escenario ciertamente existen diversos tipos de oposiciones, así como diversos movimientos progresistas más cercanos a propuestas de construcción postneoliberal. Los últimos acontecimientos políticos en el país mostraron a una oposición política democrática crítica del andamiaje estatal, desde la Asamblea Legislativa Plurinacional los (únicos) cuadros coherentes, con un discurso político de fiscalización y denuncia de las equivocaciones gubernamentales son las asambleístas nacionales Lourdes Millares y Jimena Costa. Cabe recalcar que su liderazgo se enmarca y proyecta en condiciones de paridad de género (más de 50% de mujeres en la Asamblea Legislativa) producto de una voluntad política de cambios cualitativos en la representatividad parlamentaria proyectada desde el MAS – IPSP y las políticas de género. 

Por otro lado y desde otra lógica, se trató de legitimar una suerte de “colectivos ciudadanos”. Movimientos que en su origen mostraban cierta legitimidad desde la sociedad civil pero con una visión citadina y alejada con el sentido popular obrero campesino. Por eso la misma denominación: “ciudadano”,como develando que esa nueva construcción política no prepondera ni considera lo campesino popular, sólo lo urbano citadino. Tras su desarrollo y relevancia en la carrera electoral se demostró su fuerte vinculación y subalternidad a los partidos políticos tradicionales y a figuras políticas conservadoras como Carlos Mesa, Doria Medina, Rubén Costas, Víctor Hugo Cárdenas y Luis Revilla; es decir, un movimiento que podría haberse considerado incluso legitimo desde las clases medias altas citadinas develo su carácter conservador vinculado al pasado político del país y su incapacidad de plantear una alternativa política novedosa y coherente con el momento histórico. El mayor error de esa oposición es su interpretación política de la realidad social a través de deseos y no de situaciones tangibles.  

Los movimientos opositores violentos, en otra época, identificados con los Comités Cívicos y grupos fascistoides como la Unión Juvenil Cruceñista, por citar solo un ejemplo,  demuestran en su accionar político que al realizar actos vandálicos en el Tribunal Supremo Electoral de La Paz, y Tribunal Departamental Electoral de Santa Cruz no hacen más que generar animadversión del común de la población. Ya que su “ideal de lucha” es una idea vacía que no saben representar menos explicar; esa dicotomía incoherente: “Democracia – Dictadura” que es únicamente abstracta.

La sociedad millennial y centennial actúa y se moviliza en función a intereses y beneficios tangibles. Lo que les ofreció todos estos años; el denominado “Proceso de Cambio” (siendo que estos grupos etarios no vivieron ningún cambio quizá debería llamarse de forma más apropiada para ellas y ellos: “Proceso Continuado e Ininterrumpido de Beneficios y Modernidad”) fue: una estabilidad económica y condiciones que generaron 70 empresas por día, ya que en el año 2005 habían 64.632 empresas y en 2018 ya existían 308.622 empresas, es decir que a los emprendedores, principalmente jóvenes no les va bien “gracias a Dios” o únicamente gracias a su trabajo, sino por las condiciones económicas generadas en el país por el gobierno de Evo y su eficiencia económica. Diversas capas en el rubro de los servicios se vieron beneficiadas por un salario mínimo que en 2005 era de 440 Bs. y que en 2018 alcanzó 2.060 Bs.

La clase media (personas con ingresos medios) aumentó de 3,3 millones de personas en 2005 a 6,5 millones de personas hasta el 2017 que son las mismas de las filas en los mercados, supermercados, salas de cines, patios de comidas, restaurantes, cajeros automáticos, etc.  

Con una economía impulsada desde el mercado interno la tasa de desempleo de 8,1% en 2005 bajó a 4,48% en 2017. Y para los amantes del Fortnite, toda la información y tecnología, las conexiones a internet de 163.482 en 2005 pasaron a ser de 8.817.749 en 2017.

Las diferencias cualitativas de un proyecto político real, tangible y moderno; y otro de aspiraciones, deseos e ideas vacías se evidencian en la cotidianidad que pareciera haberse naturalizado por la falta de acontecimientos con los cuales comparar. Sin embargo se tienen los precedentes internacionales de Argentina y Brasil que tras la careta de “El Cambio” y “la Novedad” volvieron a las viejas políticas neoliberales de los 80s y 90s, es decir, demostraron su carencia de visión política renovada. Por otro lado los procesos libertarios globales, a los cuales se adscribe el proceso boliviano, se plantean la superación de las lógicas neoliberales, tratan de generar construcciones postneoliberales con sentidos comunitarios que deconstruyan las lógicas conservadoras de inequidad.  


[1] Gabriel Villalba Pérez es orureño, abogado titulado de la Universidad Mayor de San Andrés, mención en Derecho Internacional, especializado en Geopolítica por la UNAM de México, periodista radial y televisivo, desarrolla comunicación política y construcciones postneoliberales.  

Anuncios

ANTE UN PODER QUE TE PUEDE MATAR IMPUNEMENTE

P


Por: Gabriel Villalba Pérez*

El 4 de septiembre del año en curso, aproximadamente a las 08:20 horas, ingresa a quirófano para su operación de riñón el niño Sebastián de tres años de edad. Diagnosticado con cáncer, particularmente con un tumor maligno denominado “Tumor de Wilms” que también recibe el nombre de nefroblastoma. Este mal puede afectar ambos riñones, pero normalmente se presenta solo en uno, en la mayoría de los casos es tratable y curable.

El padre y la madre del menor logran evidenciar que los médicos habían extirpado el riñón equivocado. Los médicos admiten el “error”, proceden a retirar el riñón dañado, para posteriormente conectar al menor a un aparato de hemodiálisis. La familia de Sebastián realiza la denuncia de mala praxis médica contra el especialista ante la evidencia fáctica de “equivocación”, además admitida por el propio médico, al extirpar un riñón sano en lugar de uno afectado por cáncer.

Las investigaciones ulteriores dan cuenta que el especialista incumplió protocolos antes y durante la intervención quirúrgica al no utilizar la imagen de tomografía como referencia para hacer la cirugía.

El reproche social contra los médicos y la indignación ante esta evidente mala praxis médica no se dejó esperar. Se hizo sentir por todos los medios de comunicación (algunos ante la prueba flagrante aun titulando: “sospechoso” de mala praxis), también en redes sociales se instauró como la noticia de debate, tornándose en un tema de repercusión nacional, en una suerte de lucha de clases, médicos contra pacientes.

Ante la desaparición, casi fantasmagórica, del “colectivo ciudadano” YO APOYO A MI MEDICO, la defensa ante la sociedad de este médico fue asumida por algunos medios de comunicación posicionando que se trataba de un médico solidario, que hacia trabajo social y operaba por caridad a gente de escasos recursos.  Estos medios obviaron la información que este médico ya había sido sindicado por otros casos anteriores de mala praxis médica. También salieron en defensa de su colega el Colegio Médico de Bolivia a través de su representante en La Paz, Luis Larrea, quien en otra época (durante el paro médico en contra de la promulgación del nuevo código del sistema penal, paro sufrido por todos los pacientes) dijo: “El sector de salud tiene una diferencia con los movimientos sociales: primero, sabemos pensar, sabemos leer…” Al parecer el colega de Luis Larrea no supo leer ni la historia clínica del menor a quien extirpó “por equivocación” el riñon sano en lugar del riñon dañado.

Esta lucha de clases entre médicos y pacientes fue una vez más ganada por el sector que lamentablemente detenta el poder y los recursos para posicionar la información a su favor y apartar la que no conviene o perjudica a sus intereses de clase. Los médicos.

Del nuevo debate que se estaba instaurando en la sociedad boliviana sobre la responsabilidad y las sanciones que debían tener los médicos en este tipo de casos. Sale a la palestra mediática, muy convenientemente para el sector médico, la filtración del audio de la jueza Pacajes, sobre la detención de Jhery Fernández. Pasando los médicos de cuestionados por la sociedad a víctimas de un sistema judicial deficiente.

El verdadero meollo del asunto radica en la estrategia muy bien desarrollada por el poder político del sector médico para apartar del sentido común de la gente el debate de las sanciones a los médicos, debate ya instaurado a partir del código del sistema penal, al cual tan férreamente se opusieron. Para ello utilizaron el posicionamiento mediático del tema de la deficiencia en el sector judicial, utilizando como bandera de lucha a su colega Jhery Fernández.

Ante el notorio poderío del sector médico para posicionar temas en la agenda nacional y apartar otros que no convienen a sus intereses de clase, siempre en desmedro de los pacientes. ¿Cómo se organizan, la sociedad civil, los pacientes, las victimas de mala praxis médica, para velar por su vida?

*Es abogado, periodista, militante de Generación Evo y conductor del programa televisivo Sangre Combativa.

¿COINCIDENCIAS O ESTRATEGIA?

Por: Gabriel Villalba Pérez[1]

En twitter: @GaboVillalbaP

En Facebook: Gabriel Villalba Pérez/Gabo Villalba

Cuando ciertos acontecimientos en realidades sociales diferentes o en líneas temporales diferentes de un mismo espacio, por su desarrollo histórico se tornan coincidentes, debemos cuestionarnos sobre el factor del azar o estratégico en el escenario político determinado. Ya que en política no existen las coincidencias, siendo el motor de esta ciencia social la consecución y administración del poder; solamente existe un cúmulo de tácticas y estrategias.

Previo al 21F de 2016 el escenario político boliviano vivió sucesos de marcada trascendencia posicionados mediáticamente de forma estratégica por los actores políticos opositores, de forma directa o indirecta. Los medios de comunicación, como generadores de sentido común, al igual que los políticos, tomaron partido en una guerra de desprestigio declarada contra los valores ético morales del proceso de cambio. Un claro ejemplo de desprestigio y acontecimiento emblemático fue el suscitado en la ciudad de El Alto el 17 de febrero[2], sólo a 4 días del referéndum que definía por la vía electoral la continuidad para un periodo de gobierno más del presidente y vicepresidente del Estado.

El suceso que enlutó la ciudad de El Alto con 6 muertos y 18 heridos en una de las ciudades bastión político e ideológico del MAS es digno de ser analizado a partir de sus repercusiones lógicas. ¿A quién benefició y a quien perjudicó? Evidentemente favoreció la fragmentación de una sociedad con un tejido social y cultural muy cohesionado en torno a las reivindicaciones sociales; el shock colectivo provocado por ese acto de violencia dio lugar a actores políticos ascendentes, es el caso de la alcaldesa, y sepultó a otros generando ira en la población que fue a votar el 21F movido más por los ánimos caldeados que por la razón; se benefició toda esa oposición, ciertamente nueva, de la ciudad de El Alto. El directamente perjudicado fue el gobierno que buscaba ser revalidado; con esos acontecimientos se posicionó en el imaginario colectivo, “la lucha contra un gobierno represor”. Siendo que, además, con o sin intervención policial ese hecho se hubiera consumado porque era parte de una estrategia pre electoralista muy al estilo de los manuales norteamericanos para Centroamérica y el Caribe de “incendiar las calles” aplicado en contra de gobiernos que no son de su agrado[3]. Hecho violento con muertos y heridos que coincidió con el referéndum del 21F del 2016 con el resultado que ya todos conocemos: ¿Un hecho del azar? ¿Una coincidencia o estrategia? Por lo expuesto precedentemente, me decanto por una estrategia muy bien pensada y puesta en escena con resultados óptimos para sus intereses políticos.

Otro hecho social que merece un análisis político de sus trasfondos e implicancias como parte de una estrategia muy bien pensada y gestada es la “Protesta de los Médicos por la abrogación del Nuevo Código del Sistema Penal” demanda que ha simple apreciación pudiera incluso ser una demanda legitima o “justa”, si consideramos que desde la fundación del Estado boliviano se consideró a esta carrera como una de las más elitistas e inmaculadas propia de la aristocracia, la carga histórica de esa profesión reflejada en la protesta se resume en una frase de su máximo representante Luis Larrea: “Hay una diferencia entre los movimientos sociales y nosotros; nosotros sabemos leer”[4]. Carga elitista histórica de esta profesión y profundamente anti popular que se refleja en su protesta y en precisamente su desprecio hacia un gobierno nacional-popular. Pero la estrategia opositora conlleva más que solo clasismo exacerbado tendiendo al racismo y la discriminación. Ya que este otro conflicto alcanzo su punto más álgido justamente en el paso del Dakar por Bolivia el año pasado. Una vez más conviene preguntarse: ¿Un hecho del azar? ¿Una coincidencia o estrategia?

El sabotaje al Dakar encuentra una línea coincidente con el sabotaje a los juegos ODESUR, eventos internacionales donde Bolivia muestra su imagen al mundo. No es ninguna coincidencia el hecho de la masificación de las protestas por parte de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) y la muerte de un estudiante que convenientemente se convierte en una bandera de lucha por parte de los “Colectivos opositores” ¿A quién conviene esa muerte? ¿A quién perjudica? Casualmente conflicto desarrollado durante el desarrollo de los ya mencionados juegos ODESUR.

Las estrategias de protesta de incendiar las calles aplicadas por la oposición en Venezuela y Nicaragua o el libreto libertario de las revoluciones de la alegría o las revoluciones de colores aplicadas y replicadas en otras latitudes encuentran especial apego en una sociedad boliviana que vía redes sociales y medios hegemónicos de comunicación logro posicionar a este gobierno como “el gobierno conservador” y a la oposición radical y racista de siempre en “los revolucionarios y libertarios, guerreros de la democracia”.

La disputa ideológica actual consiste en la resignificación de los valores éticos y morales con los que se vislumbra por 12 años un país que avanza y crece a base de esfuerzo y estabilidad. Develar las estrategias consiste en no creerse el cuento del azar en la política y siempre preguntarse sobre las connotaciones de los hechos sociales, quienes se benefician y quienes se perjudican; los beneficiados siempre son los que ingeniaron el desarrollo y puesta en marcha, con los elementos a su alcance, del hecho social en cuestión que más tarde se trasmuta en réditos políticos directos.    


[1] Es abogado con mención en derecho internacional, titulado de la Universidad Mayor de San Andrés, especializado en geopolítica por la UNAM de México y la EGPP de Bolivia, militante de la Organización política Generación Evo y conductor del programa televisivo Sangre Combativa emitido los sabados a las 21:00 por Bolivia TV.  

[2] http://www.la-razon.com/index.php?_url=/ciudades/seguridad_ciudadana/Incendio-Alcaldia-Alto-muertos-heridos_0_2438156234.html

[3] http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/04/21/grupo-opositor-nicaraguense-ensaya-golpe-suave-manipulando-a-los-jovenes-y-fracasa-en-el-intento/

[4] http://204.11.233.100/sociedad/Polemica-Larrea-diferencia-movimientos-sociales-medicos-leer-pensar_0_2834116591.html

COMUNICACIÓN Y PODER

COMUNICACIÓN Y PODER

(Sobre Manuel Castells en Bolivia)

Por: Gabriel Villalba Pérez

Twitter: @GaboVillalbaP

El país se ha constituido desde hace bastante tiempo ya en un escenario mundial para la difusión del pensamiento crítico y de una nueva teoría política global. Un espacio en el cual confluyeron teóricos sociales, filósofos, sociólogos y profesores, verdaderas eminencias de importante renombre como Toni Negri, Enrique Dussel, Immanuel Wallerstein, Ernesto Laclau, Michael Hardt, Slavoj Zizek, Armando Bartra, Ana Esther Ceceña, Boaventura De Sousa Santos, Atilio Boron, Theotonio Dos Santos, Monica Bruckmann, Emir Sader, David Harvey entre otros.

Una Bolivia de democracia en revolución y revolución en democracia es consciente que las reflexiones deben ser el preámbulo a toda acción, que estas reflexiones deben ser permanentes para saber responder ante las adversidades y estar a la altura del momento histórico que se viene desarrollando en el país, en la región y en el mundo.

Muchas veces por la propia coyuntura nacional, por las propias políticas de inmediatez en un escenario social dinámico, se deja de lado la reflexión teórica y así se olvida el análisis de los trasfondos políticos de cada acción. No nos percatamos de las maquinaciones y estrategias de un enemigo anti pueblo clasista y racista, disgregado sí, pero con todo el tiempo, recursos monetarios y poder mediático para pensar y accionar tácticas mediáticas (bombas mediáticas de desinformación, confusión y mentira) con el objetivo de manchar la imagen y honra de nuestros líderes y de nuestro proyecto: El Socialismo Comunitario, la senda del bloque social obrero indígena popular, hoy empoderado, del que con orgullo y desde la militancia como Generación Evo somos parte y defendemos.

Ante la carencia de propuestas, de proyectos políticos alternativos de país, de líderes, de juventud, de ideología, de acción consciente y militante; las figuras (por qué no se pueden considerar líderes) de oposición articulados en torno a un profundo odio al bloque social obrero indígena popular trata de destruir las prácticas sociales y políticas comunitarias reprogramando nuestras mentes.

Para entender toda la lógica de la comunicación y el poder debemos revisar a Manuel Castells sociólogo, economista y profesor de la universidad de California que se suma a los intelectuales mencionados precedentemente que están pensando el mundo desde Bolivia. Castells desarrolla la categoría de “sociedad red” indicando que las redes de comunicación se programan generando políticas mediáticas y políticas del escándalo cuya consecuencia es la crisis de los sistemas democráticos. En su categoría de “autorregulación de masas” Castells explica la menor dependencia de la sociedad hacia los medios tradicionales pero a la vez hace referencia a los “controladores-programadores invisibles globales” de la red y los identifica como los protagonistas certeros del capitalismo. Este teórico entiende y estudia el concepto de poder teorizándolo a partir de una estrecha relación con la comunicación, indica que no se puede siquiera intentar desafiar el poder si no se tiene claro donde radica ese poder y quienes lo ejercen, sin duda hace referencia a los medios de comunicación programadores y controladores de nuestras mentes a través del bombardeo sistemático de mensajes. Sin duda estudiar el pensamiento de Castells insta a asumir como el enemigo del pueblo-mundo a derrotar toda esa superestructura mediática, insta a identificar a los verdaderos poderes, los que determinan la agenda y las políticas en nuestros países y en el mundo. Se deben generar redes comunitarias cada vez menos dependientes del poder mediático que funciona controlando nuestras mentes a través de los mensajes, luchar contra eso el horizonte, encontrar la estrategia y las tácticas nuestro desafío.   

DEMOCRACIA Y CIUDADANÍA

Articulo publicado en Cronistas Latinoamericanos

Gabriel Villalba Pérez*

En una vorágine ultra politizada y a la vez polarizada del acontecer coyuntural boliviano se interpreta la acepción “democracia” desde los sujetos y actores que la construyen y ejercen. A la par de analizar la realidad social que se presenta ante nosotros, en la interpretación y posicionamiento político de nuestras ideas se debe enfocar toda opinión sustentada en la formación y conocimiento. Si bien todo mundo puede hacer escuchar sus ideas políticas, no significa que esas ideas sean del todo acertadas, de contenido relevante o verdades universales.

Así como la opinión de un ingeniero es altamente relevante para entender la estructura de un puente o un edificio por la pericia y monopolio del conocimiento que ejerce el profesional sobre el tema; también la opinión de un analista político, no necesaria y exclusivamente un politólogo, debe poseer ese nivel de prestigio e influencia. En un mundo multidiciplinario la exigencia cognitiva es altísima, así, un economista, sociólogo, politólogo, abogado, historiador, médico, que pretende hacer valer sus ideas políticas  no le sirve de mucho adscribirse dogmática y únicamente a su rama especifica de conocimientos.

Por ejemplo, se ha puesto muy de moda en nuestra sociedad hablar de “democracia” como un concepto anquilosado en el tiempo o una ley escrita en piedra como un precepto religioso, sin percatarse que toda democracia (con sus actores, instituciones, estructuras y superestructuras) es producto de un momento histórico determinado y hechura social, por lo tanto una creación social comunitaria.

Ahora bien, ¿ejercerán la democracia únicamente los “ciudadanos”? Desde la antigua Grecia, pasando por el imperio romano, la revolución francesa y la constitución norteamericana que da inicio al constitucionalismo clásico el Ciudadano era aquel sujeto facultado para ejercer derechos civiles y políticos, elegir y ser elegido. El desarrollo histórico de las sociedades modernas evolucionó en sus sistemas políticos, de monarquías a democracias selectivas, de dictaduras a democracias representativas.

En Bolivia desde su fundación en 1825 se pasó de sistemas de gobierno patriarcales donde única y exclusivamente el hombre hacendado, propietario de la tierra y a la vez de campesinos que trabajaban la misma, o propietario de los medios de producción poseía derechos políticos; a sistemas de democracia universal donde se le facultaba el derecho al voto tanto al campesino como al ciudadano, tanto al pobre como al rico, tanto a la mujer como al hombre (revolución del 52, Voto Universal). Pasando por sistemas de democracia pactada donde familias adineradas agrupadas en partidos políticos detentaban el poder por medio de alianzas para repartirse el manejo del Estado en función a sus intereses oligárquicos (oligarquías mineras, financieras,comerciales en occidente y oligarquías ganaderas, terratenientes, agrícolas en oriente). De esa suerte de redistribución del Estado en función a intereses oligárquicos se paso a dictaduras militares con total supresión de derechos políticos, pasando a la pérdida de soberanía nacional aceptando designios del Consenso de Washington (que no era otra cosa que la negociación de la deuda adquirida durante las dictaduras militares del Plan Cóndor) entre otros. En todos esos periodos históricos narrados sucintamente la “ciudadanía” no basto para ejercer la “democracia” por lo cual se evidencia el carácter obsoleto de la concepción de ciudadanía como garante y articuladora del carácter democrático de una sociedad.

Siendo la “ciudadanía”una forma incipiente y primaria para el ejercicio de una democracia participativa representativa. La democracia moderna es ejercida tanto por los ciudadanos como por los campesinos, tanto por hombres como mujeres, tanto por plataformas ciudadanas como movimientos sociales. Es así que la concepción de ciudadanía queda como resabio de una democracia de pocos, una democracia de algunos. Construyéndose desde la emergencia de los movimientos sociales una democracia amplia, no solo de “ciudadanos” sino de bolivianos.

*El autor es abogado titulado de Universidad Mayor de San Andrés, mención en Derecho Internacional, Especializado en Geopolítica e Integración Regional por la Vicepresidencia del Estado, la Escuela de Gestión Pública Plurinacional y la Unidad de Posgrados de la UNAM de México, militante de la Generación Evo y conductor del programa televisivo Sangre Combativa.  

Ensayo sobre el sentido de la justicia en Bolivia

Autor: Gabriel Villalba Pérez, abogado titulado de la UMSA con mención en derecho internacional, militante de la Generación Evo y conductor del programa televisivo Sangre Combativa.

“Los derechos se toman, no se piden;

se arrancan, no se mendigan”

José Martí

ÍNDICE:

  1. JUSTICIA Y REPRESENTATIVIDAD EN EL PERIODO NEOLIBERAL
  2. EXPERIENCIAS EN LA COMPOSICIÓN DEL ÓRGANO JUDICIAL
  3. PROPUESTA: LA JUSTICIA PENSADA DESDE EL PARADIGMA SOCIALISTA

I. JUSTICIA Y REPRESENTATIVIDAD EN EL PERIODO NEOLIBERAL

La influencia del liberalismo en el continente Sudamericano tendió a interpretarse en el marco de la composición de poderes estatales en un dogma absoluto e inobservable, casi como preceptos divinos traídos desde Europa para “civilizarnos”en el marco ejecutivo, legislativo y judicial. En Bolivia el Código Civil Boliviano antes de su última reforma era casi una copia fiel del Código Civil francés,  también llamado Código de Napoleón o Código Napoleónico.

Ocurría exactamente lo mismo con el resto de la normativa, alguna aún vigente, una Ley de Imprenta de 19 de enero de 1925 por ejemplo y una Constitución Política del Estado modificada por decreto en muchas ocasiones pero que mantenía su esencia liberal burguesa ultra conservadora, con una visión de “poderes estatales”, sin reconocer la preexistencia de las 36 naciones y pueblos indígenas originario campesinos. Constitución Liberal que establecía además una religión oficial, un único idioma oficial y que tampoco reconocía a la naturaleza (Madre Tierra)como sujeto de derechos, era está en la concepción liberal únicamente considerada objeto y no sujeto de derecho. Ese era el estado de las cosas antes de la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado en la república de Bolivia, ahora Estado Plurinacional de Bolivia.

Los gobiernos neoliberales no cambiaron la cualidad de un país de castas donde el poder devenía de la blanquitud de la piel, una suerte de pigmentocracia, mientras se poseía un “buen apellido” y “buena presencia” se podía acceder fácilmente a una educación primaria, secundaria y universitaria de calidad,servicios básicos y trabajos bien remunerados, más del 60% de la población boliviana era relegada a una suerte de servidumbre de las castas y familias que se repartían el Estado como si se tratase de su finca personal, solo cambiaba la administración. Los explotadores eran las mismas familias, los mismos apellidos turnándose en el poder por medio de alianzas políticas, los explotados y discriminados las grandes mayorías de siempre.

Durante todo el periodo neoliberal de gobiernos pactados, coaliciones y mega coaliciones estos fueron los porcentajes con los cuales se consolidaron los gobiernos:

Gestión Presidente Porcentaje Coalición
  1885 – 1989 Víctor Paz Estenssoro 30% (2° lugar) MNR   MNR – ADN
  1989 – 1993 Jaime Paz Zamora 21% (3er lugar) MIR   MIR – ADN
  1993 – 1997 Gonzalo Sánchez de 
Lozada
35% (1er lugar) MNR   MNR – UCS – MBL
  1997 – 2002 Hugo Banzer / Tuto  Quiroga 22% (1er lugar) ADN   ADN – MIR – UCS – CONDEPA
  2002 – 2005 Gonzalo Sánchez de   Lozada / Carlos Mesa / Eduardo Rodríguez 22% (1er lugar) MNR   MNR – MIR – UCS – NFR

Como se puede apreciar en el cuadro, conforme la ley electoral de ese entonces se podía ser presidente siendo el segundo más votado o incluso el tercero. Se crea también la ficción de inclusión al indígena a través de candidatos a la vicepresidencia aymaras o quechuas. El más emblemático fue el de Víctor Hugo Cárdenas, un político desclasado que cambio su apellido de Choquehuanca a Cárdenas como forma de ascenso social y buscando la aceptación de las oligarquías gobernantes.

En la composición legislativa, ejecutiva y judicial la presencia de mujeres era escasa, la participación indígena nula y la apertura a los jóvenes era vetada. Se vivía en una sociedad racista, de castas y clases oligárquicas que eran las únicas representadas políticamente, conjuncionando sus negocios empresariales con el poder político.

Desde el gobierno de Paz Estenssoro hasta el último gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada se capitalizo y privatizo todas las empresas estratégicas del Estado Boliviano en favor de trasnacionales cuyos contratos se negociaban directamente de forma personal o en algunos casos con maletines negros cargados de dinero que como diezmo se les entregaba a los diputados y senadores de aquella época para aprobar la enajenación de nuestro país. 

Algunos de los puntos álgidos a ser estudiados para entender la lucha popular frontal del pueblo en su conjunto contra estos políticos neoliberales son sin duda “La Marcha por la Vida” en los 90s “La Guerra del Agua” el año 2000 y “La Guerra del gas” el año 2003”. Ya en la presidencia de Evo Morales los acontecimientos denominados “La masacre de la Calancha”, “El golpe cívico prefectural de la media luna”, “La Masacre de porvenir”.

Tras estos acontecimientos históricos en Bolivia se logró reivindicar la identidad indígena nacional, nacionalizar los hidrocarburos (principal fuente de ingresos para Bolivia), promulgar la Nueva Constitución Política del Estado, plasmar significativas políticas sociales en favor de los sectores populares y clase media, fortalecer la economía nacional y consolidarnos como el país de mayor crecimiento económico año tras año según los informes económicos de la CEPAL y el Banco Mundial, lograr la mayor estabilidad política de la historia del país,solo conocida en la época de Andrés de Santa Cruz, e ingresar a la fase de industrialización de nuestros recursos naturales como siempre se soñó pero jamás se hizo.

En el ámbito de la justicia con una tradición republicana de corrupción y favoritismos se consiguió que los jueces y magistrados sean elegidos por sufragio universal superando así la época en la cual las coaliciones y mega coaliciones gobernantes escogían a dedo a todas las autoridades judiciales negociando cargos cual se tratare de una partida de Monopolio. Los magistrados y jueces eran serviles a sus padrinos políticos ya que a ellos se debían, en muchos casos estos magistrados y jueces eran parientes del presidente, vicepresidente, senadores y diputados. 

II. EXPERIENCIAS EN LA COMPOSICIÓN DEL ÓRGANO JUDICIAL

A partir de la promulgación de la Nueva Constitución Política del Estado en Bolivia a través del referéndum de 25 de enero de 2009 después de un exhaustivo trabajo en la Asamblea Constituyente, sopesando violencia desmedida por parte de los sectores más conservadores de Chuquisaca y Santa Cruz, se plasmó un nuevo paradigma democrático en relación a la composición del órgano legislativo el cual es la elección por medio de sufragio universal de jueces y magistrados.

Es menester estudiar a cabalidad los siguientes artículos de la Constitución Política Boliviana en su Segunda Parte dedicada a la Estructura y Organización Funcional del Estado, Titulo III Órgano Judicial y Tribunal Constitucional Plurinacional: Artículos 178, 179 referentes a las disposiciones generales; el Capitulo Segundo Jurisdicción Ordinaria: Articulo 180 en sus tres parágrafos; Sección I Tribunal Supremo de Justicia: Artículos 181, 182, 183, 184 y 185;Capítulo Tercero Jurisdicción Agroambiental: Artículos 186, 187, 188, 189.

El Capitulo Cuarto Jurisdicción Indígena Originaria Campesina requiere un estudio especial ya que reconoce constitucionalmente las atribuciones y alcances de la justicia practicada por los pueblos y naciones indígenas originarias; comprendiendo los artículos 190, 191 y 192.

Es imperante no dejar de lado el Capitulo Quinto referido al Consejo de la Magistratura: Artículos 193, 194 y 195. También el Capitulo Sexto Tribunal Constitucional Plurinacional: Artículos 196 – 204.

Consultando la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia en los artículos mencionados precedentemente se puede develar un nuevo constitucionalismo latinoamericano totalmente opuesto a la tradición francesa e italiana. La cualidad de esta constitución en torno al órgano judicial se devela en el hecho de la elección de las autoridades judiciales por sufragio universal generando la democratización del acceso a cargos judiciales de relevancia en el Estado,quebrando las lógicas de padrinazgo, corrupción y cuoteo de estos espacios en otra época dirigidos por cuatro familias parientes de los mandatarios de turno.Sin duda democratizando y legitimando espacios como el órgano judicial se avanza en la construcción del socialismo comunitario como un organismo vivo que se refleja en la perfecta sincronía y funcionamiento de todos sus órganos (en otra época llamados “poderes”). Se quiebra con los círculos de poder que se interrelacionaban en todos los “poderes del Estado”. Bolivia está legando al mundo paradigmas desde la propia estructura estatal, desde la propia concepción y construcción de Estado y desde una democracia en revolución y una revolución en democracia.         

III. PROPUESTA: LA JUSTICIA PENSADA DESDE EL PARADIGMA SOCIALISTA

No sirve desarrollar las bases teóricas fundamentales si no se tiene la capacidad de transmutarlas al cotidiano de la gente, al diario vivir y sentir. Motivo por el cual realizo la presente apreciación en torno a la justicia que tenemos y la que merecemos tener desde lo estructural y superestructural de un Estado que está haciendo revolución.

Todo sistema judicial responde a un sistema político. Así, el sistema judicial boliviano, pensado y desarrollado desde el sistema político republicano-latifundista hasta el sistema político neoliberal desarrolló la clase de justicia que tenemos, que ya ofreció todo lo que tenía para ofrecer en el pasado, ahora se encuentra demostrando su fracaso y crisis. El principal problema de la justicia en nuestro país es que no hemos desarrollado aún un sistema judicial concordante con el sistema político actual, no hemos desarrollado una justicia pensada desde nuestro socialismo.

En contraposición al neoliberalismo, Bolivia ha teorizado y desarrolla en lo político el paradigma del socialismo comunitario. Ahora bien,en lo jurídico es imposible continuar con un sistema judicial obsoleto que respondió a otros momentos históricos y otros sistemas políticos muy diferentes al que actualmente tenemos. Es una necesidad y constituye un verdadero acto revolucionario descolonizar la justicia; repensarla, refundarla, concebirla desde nuestras propias problemáticas y necesidades judiciales.

El horizonte para la revolución en nuestra justicia es el socialismo comunitario. Construir una justicia con valores ético-morales de solidaridad y apego a la comunidad, por ejemplo, en cuanto se refiere a las penas, nuestra justicia individualiza (herencia del sistema neoliberal-individualista) no preveía hasta el Nuevo Código del Sistema Penal que se está tratando en la Asamblea Legislativa Plurinacional, la reparación del daño causado a la víctima ni a la sociedad, había un castigo (en el mejor de los casos), pero no una reparación.

No concibe que el sujeto pasivo en la mayoría de los delitos es la sociedad en su conjunto, la comunidad, por lo tanto la misma debe ser compensada. En esta nueva justicia se debe establecer la reparación del daño causado al sujeto pasivo directamente afectado, como también a toda la sociedad, sin exclusión de la pena prevista para los ilícitos.

La justicia del socialismo comunitario debe ser desburocratizada y descentralizada atendiendo los procesos desde el inicio hasta su culminación en jurisdicciones propias como los barrios, distritos, municipios, comunidades;es decir, los núcleos territoriales más próximos otorgando soluciones prontas,oportunas y sin dilaciones.

Esta nueva justicia debe ser dinámica a través de brigadas judiciales y no la actual y obsoleta justicia estática de juzgados que paulatinamente se han convertido en focos de corrupción, se debe llegar al pueblo democratizando la acción judicial de la mano del control social, por parte de toda la población, hacia estas nuevas instituciones.

La formación del estudiante de derecho debe estar íntimamente ligada a su realidad política y social, debe entender que nuestro sistema judicial responde a este nuevo sistema político, desarrollado por los bolivianos “El Socialismo Comunitario”.

Esta formación declinó en los últimos años atacada por el neoliberalismo que concebía a los profesionales abogados como simples tecnócratas, apolíticos, apartados de los cambios sociales del país. El abogado debe volver a ser aquel político, economista, historiador, estadista, aquel hombre idealista (porque el valor “Justicia” es un ideal), debe volver a ser aquel agente protagonista de los cambios políticos y sociales, debe construir este nuevo sistema judicial acorde a la realidad y la necesidad de su pueblo. Un sistema judicial propio con el horizonte del socialismo comunitario claro, un sistema esencialmente anticapitalista, en el cual, el abogado reflexiona y soluciona los problemas de la sociedad empuñando en la mano izquierda la espada de la justicia.

Una tarea pendiente de la revolución democrática y cultual es la revolución en la justicia. La vieja y fracasada justicia del sistema político neoliberal debe desaparecer y dar paso a la justicia del Socialismo Comunitario que es nuestra propia construcción real y posible.

EVO MUNDO

Escrito hace tiempo ya.

AUTOR: Gabriel Villalba Pérez

Twitter: @GaboVillalbaP

Periodista y Abogado Militante de la Generación Evo

Sin duda, Bolivia en toda su historia republicana jamás fue referente internacional ni generador de paradigmas civilizatorios para el mundo, se cuenta en el libro: Las Venas Abiertas de América Latina del uruguayo Eduardo Galeano que tras la humillación que recibió el embajador británico en Bolivia por parte del presidente Mariano Melgarejo en el siglo XIX obligado a beber chocolate hasta el límite de sus posibilidades biológicas y habiendo sido paseado montado a caballo de forma invertida (la peor humillación de aquel entonces) la reina Victoria marcó en su globo terráqueo a Bolivia con una cruz y sentenció desde aquel momento que Bolivia no existía mas para el imperio británico y en efecto, por todo el tiempo de hegemonía del imperio británico Bolivia nunca contó.

La bandera de Bolivia era confundida con la de algún país africano, nuestra diplomacia de relevancia nula, nuestra política internacional incipiente y hasta en la política interna nos caracterizábamos por la carencia total de políticas de estado. Para comprobar esta afirmación basta con colocar en el buscador de google “Bolivia en la ONU”, búsqueda que nos remitirá quizás a la intervención de Sacha Llorenti en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre el bombardeo unilateral de Estados Unidos a Siria.

Mas al contrario, si en el mismo buscador colocamos “Evo en la ONU” encontraremos innumerables links vinculados, y es que Bolivia es referente mundial gracias a Evo y a todas las políticas que se vienen desarrollando en el país, innovando en políticas sociales y exportando paradigmas civilizatorios como el Vivir bien, la cosmovisión de armonía con la madre tierra, el acceso al agua como un derecho humano fundamental, la ciudadanía universal, el modelo económico socio comunitario productivo, la economía plural y comunitaria, la plurinacionalidad, el consenso, la multiculturalidad, las políticas sociales, la nacionalización de los hidrocarburos, la gestión de las empresas estatales, la despatriarcalización, la madre tierra como sujeto de derechos, la lucha antidrogas efectiva sin la intervención de estados unidos, los mares como patrimonio de la humanidad de propiedad colectiva de los pueblos, la democracia en revolución, la re significación de los valores culturales impuestos por occidente, entre otros aportes a la humidad, políticas que son estudiadas y para poder ser desarrolladas por otros países; si miramos a Europa ellos están haciendo lo que en Bolivia ya se empezó a hacer hace diez años.

En este marco, el presidente Evo Morales fue invitado a participar del décimo aniversario de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, homenaje en el que el mundo entero estaba expectante a las declaraciones del primer presidente indígena del mundo.Esperado al igual que el presidente de Rusia, China o cualquier otra potencia en el marco de la Conferencia de Océanos Bolivia sentó las bases de una propiedad colectiva de los océanos al ser un patrimonio de la humanidad que no se debe restringir a los pueblos bajo ninguna circunstancia, menos por lucro.

Presidiendo el Consejo de Seguridad de la ONU instó a reflexionar y trabajar en el desarrollo de acciones globales colectivas entorno a la crisis del agua a escala planetaria, un hecho no menor que debe alertar al planeta. De forma trasversal a todos los temas expuestos desarrollo la demanda marítima boliviana y denunció las transgresiones e incumplimientos de Chile a sus compromisos internacionales con Bolivia en torno a comercio y libre tránsito. El cambio climático fue abordado por el presidente en torno a lo acontecido con el Acuerdo de Paris del cual Estados Unidos decidió ya no ser parte; Evo desarrolló también de forma elocuente las nuevas conspiraciones mundiales de la que los pueblos que deciden dirigir su propio destino son víctimas, reflexionó sobre el mundo en general que no debe ser un mundo de muros.

En la OEA denunciamos ante la corte Interamericana de derechos humanos las flagrantes violaciones a los derechos humanos de nuestros nueve compatriotas detenidos injustamente por carabineros chilenos.Sin duda Bolivia es un referente diplomático para la región y para el mundo,una nueva esperanza generadora de paradigmas humanistas, la voz de los oprimidos y la lucha de todos los humildes del mundo contenida en nuestra política internacional.